martes, 10 de mayo de 2016

En bolas

Nunca cojo totalmente en bolas. Bueno, en realidad ya no soy tan nazi al respecto. Pero para dar una idea, Pingüino fue el primer hombre con el que cogí (y cojo) totalmente en bolas y con la luz prendida. Siguiendo la línea de mis body-issues, mi rechazo hacia mi cuerpo siempre fue tan grande que en la intimidad nunca pude mostrarlo por completo. Siempre algo puesto me dejaba. Una remerita, algo, o directamente toda vestida (a muchos igual el tema de hacer la "corridita" estando vestidos, es algo que por suerte les resulta muy excitante también. Menos mal...).
Odio mostrar mi cuerpo. Odio que me pidan que lo muestre. Me genera demasiado estrés. Pero supongo que la vida se equlibra. Si fuese más segura de mi cuerpo sería más puta aún! jaja :P 
El otro día fui a lo de mi amiga C. y charlamos bien profundo sobre un montón de cosas, entre esas cosas, nuestros issues con nuestro cuerpo. Ella es divina. Tiene unas tetas preciosas. Como yo, no se siente cómoda con su cuerpo y cuando hablábamos las dos nos sentíamos tan identificadas una con la otra que sentí que alguien finalmente me entendía. Aun si para mí ella no tiene razones para no sentirse cómoda con su cuerpo y ella piensa lo mismo de mi. Terminé poniéndome en bolas adelante de ella, solo para decirle "no, Mirá, yo sí tengo razones". Y al estilo "soy fea Maestro" le digo "entendés?". "No, Nat, vos no tenes ni idea de lo que generás en los otros" me dijo. No la verdad que no. Pero estoy intentando todo el tiempo que sea algo lindo. Ay qué difícil vivir!  :P Jaja!

Otra confesión. :) 



No hay comentarios: